La cabra, la cabra

 
Cuando conté a algunas personas cercanas el episodio de la cabra, me pidieron fotografías para demostrarlo. Lamentablemente llevaba mi cámara pero el barullo del  momento no me animó a parar y hacerle fotos. Ya se sabe la seguridad personal es lo primero.

Cerca de la universidad está el barrio de Batla House, mayoritariamente musulmán y recientemente famoso porque murió un policía en una batida antiterrorista donde parece ser que los vecinos se acarnizaron con los polis. El lugar parecía tranquilo, con una mezquita en construcción, y casas bastante apiladas cerca de la orilla ennegrecida del Yamuna. Pero fue girar una calle, y como siempre pasa en Delhi, el barullo se hizo realidad.  Y allí estaba ella, en medio del barullo, alimentada por su noble amo, la cabra Manuela, porque la llamaremos así, subdia en una Honda deportiva, como si de motorista profesional se tratara, mascando sus hierbajos mientras el propietario de la cabra, que no sabemos si de la moto, charlaba distraido con otros transeuntes.

Como digo, el tráfico era de locos y tuve que mirar por mi seguridad, pero bien merecía una instantánea.

img_2218