Mehndi, Sangeet y otras ceremonias

El dia previo al gran bodorrio se produjeron en la casa de Shilpi diversas ceremonias en las que participa sólo la familia de la novia. Cuando yo llegué, estaban poniéndose el mehndi, para que todo el mundo lo entienda, la henna. En otras regiones eso por si sólo supone un festejo de una noche, como sucedió en la boda de Divya (creo que hubo festival porque lo unieron con el Sangeet), pero aquí simplemente trajeron a un par de profesionales que se lo hicieron a todas las mujeres que lo solicitaron en una de las terrazas de la casa. La novia, Sruti, llevaba decoradas las manos, los antebrazos y los pies hasta media pantorrilla. Los dibujos son complicadas espriales y curvas que recuerdan formas florales y animales como el pavo real o el pececillo. La verdad es que es admirable la paciencia general tanto de los mehndi-vallas como de las señoras y señoritas que estoicamente estan sin moverse durante un buen rato, la novia durante horas… En momentos como este, se descubre la feminidad y coqueteria de las mujeres, sean de la edad que sean, de las más jóvenes a las más mayores, todas, querían un diseño de lo más bonito posible y competían mostrándose las manos y esperando que el mehndi se oscureciera lo suficiente. Dicen que si el mehndi de la novia no se oscurece los suficiente, significa que el marido en realidad no la quiere.

 

mehndi

 

Durante el resto del día, las mujeres estuvieron haciendo algunas ceremonias privadas y cantando en la noviael cuarto reservado para la novia. Uno de los momentos culminantes del día, al que no pude asistir, es el de ponerle el “primer” sari a la novia, que simboliza el paso de niña a mujer adulta. Desde el piso de abajo escuchaba los cánticos algo tristes de las otras mujeres e imaginaba a Sruti con su pose modesta aceptando resginada la transición. La novia extrañamente parece feliz por todo lo que está pasando, al contrario de las nuestras que son las reinas del mambo y estan super nerviosas. Al terminar, subí y la descubrí en este sari naranja de algodón que se ve en las fotos dandose con un cuchillo en la henna, para ver si se iba quitando ya… no era ningún intento de suicidio claro! Allí se quedó un largo rato, mientras las más veteranas de la familia empezaban con el sangeet, que tenía un aire algo triste. Dice Shilpi que en Bihar es así, y me lo creo bastante, porque hasta que no llegaron las vecinas que son mayoritariamente de UP no empezó a animarse el cotarro. En el sangeet los hombres estaban fuera, de hecho yo me quedé a un lado todo el rato, mientras ellas cantaban algunas letras que atacaban a la familia del novio, especialmente a la suegra y las cuñadas. ¿Porqué será que la suegra siempre pilla?  Cosas del tipo, “y tendrá un marido que le preparará el te y la comida, y le hará la cama, y le planchará los saris…” jajajajajaja. “O reservaré un buen hotel para la novia y el marido, y a la suegra le daremos un catre al lado de una montaña de estiercol…” algo así! Así que el tono fue subiendo hasta que fue la hora de la siguiente ceremonia. Con todo, hay que remarcar que ahí se vio quien quería divertirse de verdad: los vecinos! Estos traían sus mejores galas para una ceremonia doméstica, mientras que la familia que llevaba días con preparativos y ceremonias tenía un aire algo más cansado.

 

sangeet

Un comentario sobre “Mehndi, Sangeet y otras ceremonias

Los comentarios están cerrados.