CCD – Café Coffee Day

Estan por todas partes, son como setas en otoño, los CCD, ahora sin hookah, nacen, crecen, se reproducen, pero nunca mueren. Aunque te sirvan tras horas de espera, aunque el camarero no venga nunca a traerte el menú, aunque en la cuenta siempre haya algo que no has pedido, a pesar de que el café es el peor de las cadenas de cafeterías indias, los postres los menos apetitosos y los sofás no son de lo más cómodo que hay, CCD todavía tiene algo que atrae a la gente; porque gente, siempre hay.

Serán las tazas costumizadas que venden, será porque nunca tienen nada para comer hasta las 10 o las 11 y eso te ahorra unas calorías en el desayuno o porque al final vienes a matar el tiempo y te da igual que el camarero no venga en una hora. Será porque la selección musical es entrañable, con un pupurri de los éxitos de los ochenta y noventa que pone los pelos de punta: I swear de los Boyzone, Whitney Houston, lo más sobado de Enrique Iglesias, The Corrs… Será porque en invierno hace más calor que en un horno tandoori y en verano hace más calor que en un horno tandoori a pleno sol en mayo en el medio de India Gate,

No hay motivos aparentes. Pero al final uno acaba, de un modo u otro, entrando en un CCD algún día.

Anuncios