Friday, I’m in love

San Valentín está por todas partes. Hace un año me dedicaba a difundir el mesaje de LOVE DOESN’T EXIST en un barco donde la gente se había vuelto loca con el día 14 de febrero, pero en la India tengo poco que hacer. La prensa, la televisión, la radio… todo habla del amor, en un país donde el amor es un tema bastante problemático. El colmo de la polémica ha llegado recientemente porque en varias ciudades han ocurrido ataques a mujeres que se comportaban de forma “occidental”, o sea vestían tejanos y tomaban una copa en un bar, hablaban con un chico en el autobús. ¿Quien perpetra tales ataques? Grupos de hindúes radicales bajo siglas como el Shiv Sena o el Shri Ram Sene o el Bajrag Dal. Estos grupos han amenazado con severas acciones contra las parejas que sobrepasen la decencia pública en San Valentín, lo que vistas las últimas acciones puede significar desde darse la mano, a simplemente hablar. Advierten a las mujeres que sus comportamientos no estan siendo los adecuados en la cultura india, en cambio dicen poco del comportamiento de los chicos. Una vergüenza en general, un celo conservador exagerado y una cohartación de la libertad individual que roza el ridículo y da miedo. Por supuesto, desde dentro de la India ya han salido múltiples voces diciendo que celebrar el día del amor no es nada malo, aunque sea una fiesta importada, o que se debe dejar a cada uno que decida lo que quiere hacer con su vida. Con todo, estamos a la expectativa de si se cumplirán las amenazas. En Delhi, uno de estos grupos radicales ha amenazado con filmar a las parejas que se besen en público y luego colgarlo en Internet puesto que si quieren celebrar una fiesta global deben hacerlo de la forma más global posible. Eso que parece una pataleta infantil puede causar más de un problema a los actores del beso, sobretodo con sus familias, pero además estoy casi seguro de que la filmación iría seguida de algún tipo de violencia física. En otras ciudades, se ha amenazado con llevar ante un brahman para que los case a los novios que muestren suu afecto en la calle o directamente se ha dicho que se entrará a los parques, donde las parejas suelen ir para tener un poco de “intimidad” y se arrasará con todo lo que huela a Occidente.

De aquí quiero sacar dos conclusiones. La primera es que la prensa y el mundo, en general, nos fijamos demasiado en el Islam como fuente de actitudes retrógradas, pero éstas están por todas partes y habría que denunciarlas con la misma fuerza. Lo segundo es lo enraizado que está el sentimiento de libertad y la voluntad de liberación de las ataduras culturales (que también se puede leer como la aceptación tácita del imperialismo cultural) en las ciudades indias. Porque a pesar de todo, la juventud india sigue ilusionada con San Valentín.

Anuncios