El tactel

Hay momentos en que el sopor del verano de Delhi y la espera en una estación de tren totalmente abarrotada de pasajeros y parcialmente abarrotada de mosquitos, lleva los devaneos del pensamiento hacia lugares insospechados. Allí estaba yo, en New Delhi Railway Station, sentado en el andén dos, cuando de repente se me ocurrió una idea escalofriante. Se está demostrando que en la modo todo vuelve. Pero, ¿hay alguna posibilidad real de que vuelva el tactel? Y desde allí, pues a miles de cuestiones laterales como, quién lo inventó, cuanto petróleo se malgastó en fabricar aquellas telas brillantes y totalmente antitranspirantes, porque los colores eran mayoritariamente chillones y porque mi madre me los compraba… pero sobretodo, ¿por qué alguien en la India con aquel calor insufrible, había decidido sacarlo de lo más profundo de su armario?

Y si ya de por sí este pensamiento profundo era escalofriante, se convirtió en perverso cuando me di cuenta que ya lo había tenido antes… Creo que entonces debería considerarse trauma infantil.

Anuncios