Mordazas de calor

Desde que sufrimos este calor sofocante, me he fijado en que mucha gente se dedica a morder un trozo de tela, supongo que para apaciguar la sensación de horno genelarizada. Este detalle es apreciable sobretodo en los conductores de cicle rickshaw, aunque no está exento en otros viandantes. Los cicles acostumbran a chupar un pañuelo de algodón puesto alrededor de la cabeza, a la altura de la frente, como para frenar el sudor. El resto, más bien, aprovechan un saliente del turbante para meterselo entre los dientes. Que nadie me malinterprete, los sikhs no se dejan un mechon de turbante suelto, para juguetear con sus dientes. Son más bien los musulmanes. A este misterio, todavía no le he encontrado ninguna respuesta lógica.