Hauz-i-Shamshi

Los dhobis lavan la ropa y la tienen en las verjas de este lago artificial, de hecho un depósito construido por el sultán de la Dinastía Esclava en 1230 para abastecer a toda la ciudad durante un año. El sultán en concreto fue Shamsuddin Iltutmish a quien se le apareció Mahoma en sueños para decirle que construyera una reserva de agua. Según la leyenda a la mañana siguiente una huella del caballo de Mahoma estaba donde ahora se ubica el lago. El agua, por tanto, se considera sagrada (aunque no sabemos si el dhobi que trabajaba con media cintura en el agua pensaba lo mismo). Relatos más cercanos a lo posible cuentan que el lugar empezó a ser frecuentado por faquires y santones tras su construcción, lo que le daría cierto prestigio y relación con lo sagrado. Cuando esta seco, puede ser un lugar bastante desolador, pero tuve suerte y estaba bastante lleno.

hauz-i-shamshi