Zojila

Dicen las guías de viaje que el paso de Zojila, entre Srinagar y Kargil, ofrece el contraste del mundo kashmiri y los paisajes lunares de Ladakh en un solo trayecto. Salimos de la capital del Kashmir y entre verdes frondosos y aguas límpidas, empezamos una débil escalada que nos lleva por carreteras bastante decentes hasta Sonamarg. Desde allí empieza la verdadera ascensión y el asfalto deja paso al barro, la tierra y los baches. Por el camino, nos para el ejército para pedirnos que subamos comida a unos compañeros que están en zonas más aisladas. Aceptamos sin rechistar. El último, un chico joven solitario en medio del puerto nos invita a compartir su comida. Rechazamos para no retrasar nuestro camino, pero lo cierto es que le hubiera venido bien un poco de compañía. La carretera apenas transitada está repleta de militares, pues nos acercamos a la línea de control entre India y Pakistán. Los paisajes, tal cual, se convierten de golpe en mastodónticas rocas que caen sobre el valle aluvial sin apenas vegetación. La sensación es de amplitud, de insignificancia, de grandeza… todo mezclado. Aire puro, silencio y controles de pasaporte.

zojila

Anuncios

Un pensamiento en “Zojila

  1. Hola Enric,

    la teva entrevista publicada al Butlletí va facilitar-me l’adreça del bloc i, com a bon amant dels viatges, no me’n vaig poder estar…

    Doncs jo també et felicito, tant per les imatges, espectaculars, com pels comentaris, molt interessants. Haurem de fer un intercanvi mutu de cromos perquè sobre aquestes terres que tu coneixes tan bé m’agradaria saber-ne molt més.

    Vaig descobrir Amin Maalouf a través del seu llibre “Identitats que maten”. En aquell precís moment, em va ser de gran ajuda. Ara bé, com pot passar amb Galeano i tants altres autors, segurament ressalti aquells fets històrics que més li interessen per poder recolzar el que ell vol defensar. És el perill -i la gràcia- de la Història… no?

    T’aniré seguint!

Los comentarios están cerrados.