Urban Pind – expat night

N-4,  N Block Market · Greater Kailash I, Delhi · 01139515656 · www.urbanpind.com

Unas esculturas estilo Kajuraho decoran las paredes de la primera planta. Los sofás y las mesas de diseño se esparcen por los pisos con cierto orden. El servicio, algo lento, nos trae una carta llena de platos con nombres suggerentes y carentes de fuerza gustativa. Algo sosos, vaya. Un poti poti de cocinas que más que internacional debería ser apelado como miscelánea caótica. El menú es simplemente caro para lo que se ofrece. Pero es que estar en tal ambiente de glamour tiene sus contrapartidas. En Urban Pind no estamos para comer, estamos para figurar. Cada noche es uno de los locales que suele llenarse con sus fiestas temáticas y eventos varios.

Lo mejor del local es la terraza, amplia y diáfana. Una terraza donde tomarse una cerveza sobrecargada de tasas en un ambiente posh, donde el privée lo forman dos pares de sofás y unos gorilas enormes que te impiden el paso mientras la multitud se agolpa y se roza en el resto del espacio. Nunca la separación entre los VIPs y el vulgo fue tan pequeña y, sin embargo, se echa en falta una revolución de las masas. Será porque con tener alcohol a tutiplen y música electrónica de poca monta la gente se conforma con cualquier incomodidad.

Lo cierto es que no es un lugar de mi agrado. Básicamente pretencioso, con gente pretenciosamente guapa, camareros pretenciosamente atractivos, música pretenciosamente moderna. Pero, si bien no es mi lugar favorito, hay que reconocer que acoge a buena parte de la comunidad extranjera, especialmente en su fiesta para expatriados de todos los jueves. Entrada libre y una pulserita para consumiciones sin parar por un precio bastante módico: 700 rupias. Así que los avidos de emborracharse que busquen algo más chic que el salón de su casa, pueden acercarse y disfrutar con la animada multitud y tal vez, bailar con éxitos un poco pasados de moda de la música dance y electrónica más occidental. Los nostalgicos de la patria también podrán tener una regresión a algo así como un pseudo Buddha Bar de ciudad de provincias. Y a los que no les gusto, tendrán la certeza de no tener que soportarme.

Anuncios