Paan dulce

En Nizzamuddin Dargah, justo antes de adentrarse en los callejones que llevan a la venerada tumba, hay un paanwalla que prepara uno de los paan dulces más recomendables de las calles de Delhi. El paan consiste en una serie de especies y nuez de areca dentro de una hoja de betel. Los indios lo mascan con avidez cosa que les produce enrojecimiento de las encías y los dientes. El paan favorece la salivación por lo que para consumirlo hay que escupir continuadamente, dejándo la ciudad moteada de esputos de un color nada alentador. Sin embargo, el paan dulce tiene un sabor agradable y refrescante ya que incluye miel y otros dulcificantes a los ingredientes habituales. Así que los que quieran iniciarse, acertarán si eligen la versión dulce de este preparado tan común en las calles indias.

Ellas iban advertidas,  pero sonreían desconfiadas. No les duró demasiado en boca, pero fueron lo suficientemente valientes para soportar la mirada inquisitiva de la marabunta de indios alrededor del paanwalla y el espectaculo surrealista de la cabra vestida con las pieles de una ancestra suya mezcladas con un tejido sintético cualquiera.