Holi con retraso

Holi es una de las celebraciones más vistosas de la India. Commemora la muerte de la diablesa Holika que se lanzó al fuego con el joven Prahlad, un gran devoto de Vishnu quien le había dado un manto para protegerlo. Así el festival tiene dos días grandes. En Chotti Holi, se montan hogueras de heces de búfalo sobre las que se coloca a Holika y se prenden por la noche. A la mañana siguiente, el día de Dhulendi la gente se lanza polvo de colores y aguas tintadas, con más o menos saña. Las calles están bastante desiertas en Delhi. Es estraña la mezcla de inocencia que tienen manchas de colores por doquier y el aspecto fantasmagórico de las grandes avenidas de la ciudad.

En los lugares santos de Mathura y Vrindavan, en cambio, el Holi dura dos semanas y cada día un templo diferente celebra su festival particular. Caminando por Vrindavan, los niños nos asaltaban bastante inocentes y algunas mujeres se acercaban alegres a desearnos feliz holi con color en sus manos. En el templo del nacimiento de Krishna, en Mathura, un hombre totalmente fúcsia atacaba a los devotos desde el tejado, mientras la multitud tintada paseaba por el templo impoluto. No hay pruebas, pues las cámaras estaban prohibidas, pero fue una experiencia extraordinaria.

El día grande, en Delhi, multitud de fiestas de alto copete llevaban el Holi a las afueras de la ciudad. Diversos emplazamientos ajardinados quedaron cubiertos por los colores y el barro al atardecer de uno de aquellos días inolvidables para cualquier extranjero que pase por la India.

http://www.hindustantimes.com/rssfeed/lifestyle/A-dry-deal-at-water-parks/Article1-513665.aspx