El Canopio de Metcalf

Definitivamente la palabra canopy no se hizo para ser escrita, de hecho no existe en el diccionario de la RAE algo que le dé sentido (baldaquín, dosel, toldo?). Llamemosle canopio que, además, suena bastante mal. Aquí, en esta cúpula que me recuerda más a un gumbad que a un canopio, Metcalf se sentaba a observar las ruinas de Mehrauli. Según cuenta Dalrymple en su libro La ciudad de los djins, y si no me falla la memoria, Metcalf fue el primer enviado de la Compañía de las Indias Orientales ante la corte mogol en Delhi. Al hombre le hechizó la forma de vida mogol de tal modo que se adaptó hasta cambiar totalmente su apariencia y formas; tanto que desde Calcutta tuvieron que desposeerle del cargo. El canopio es una de tantas rarezas que dejó en su proceso de indianización para los anales de la Compañía y el placer de los paseantes. Volvemos a Mehruali Archeological Park, como no.

2 comentarios sobre “El Canopio de Metcalf

Los comentarios están cerrados.