Emporio

Saliendo del aeropuerto, en medio de una especie de autopista a ninguna parte, el recien aterrizado expat, ve con ojos como platos un gigantesco edificio sin ninguna gracia especial, a parte de los grandes anuncios de marcas internacionales. Por una vez, no son las marcas de siempre: Nike, Reebok, Levi’s… sino la alta costura, los diseñadores reputados y, en definitiva, aquellos objetos fuera del alcance de la mayoría de los mortales y de la casi totalidad de los indios (Armani, Paul Smith, Louis Vuitton, Prada, Gucci…). Probablemente, el recién aterrizado extranjero, acaba de topar con un niño famélico, una chabola de uralita o una vaca pastando en la basura, por lo que el centro comercial extraterrestre le impacta, pero incluso puede hacerle soñar con una dosis de cosmopolitanismo.

El susodicho debe conocer la realidad del lugar. En efecto se venden marcas internacionales de lujo. La ratio de consumidores por empleado en un sábado por la tarde debe aproximarse al 1/30. Emporio es un centro comercial desierto, donde lo único que consigue algun cliente es la cafetería On the Go (buena y asequible). Lo demás, decorados de cartón piedra con dependientes de punta en blanco que al cruzar el umbral de su establecimiento vuelven a la vida y se deshacen en atenciones (pues tal vez sea la única persona a la que podrán atender). Dicen lsa malas lenguas que nunca se conoció persona que hubiera comprado en los malls más lujosos de Delhi (Select City Walk, DLF, MGF…). En Emporio, tal leyenda urbana cobra todo el sentido.

En ese lejano lugar llamado Vasant Kunj, hay un lugar para sus relajantes y silenciosos paseos de tarde bajo el AC. No dude en refugiarse en Emporio, aunque tenga que llegar en autobús público.

www.dlfemporio.com

Anuncios