Cronómetros

Alguna vez he hablado de la adorable aldea de Kesarpur. Un camino flanqueado de cúpulas de color amarillo pastel, conducen por una llanura inundada durante el monzón a una aldea vibrante de actividad a cualquier hora del día. Los niños nos siguen, las mujeres miran desde una distancia prudente la desfilada de extrañas extranjeras que pasean tan curiosas como objeto de curiosidad y los hombres se arremolinan alrededor del guía para mantener una desenfadada charla. Hoy, el guión se sale de madre y acabo respondiendo la duración del coito en Europa. Uno de los hombres, para elevar el tono del intercambio, me preguntó si los europeos solo duraban treinta minutos en la cama, como se veía en las películas. Según él, un indio duraba una hora. Creo que no le satisfizo mi respuesta de que los hay que duran quince minutos y los hay que dos horas, y que seguro que la hora india era IST (Indian Standard Time). Ha sido, por una vez, un pequeño aprieto inesperado en esta rutina de relación social típica y tópica del descubridor y el descubierto donde ambos somos sujeto y objeto del mismo estudio.

Anuncios

Un pensamiento en “Cronómetros

  1. Sin duda una de espas preguntas que prefieres nunca oir, la destreza y la imaginación son sin duda una de las mejores armas para salir de aprietos…

    Un besito y una estrella.
    Mar

    Suerte en el concurso

Los comentarios están cerrados.