Teñido de nudos

En Mandawa, nuestro guía musulmán pertenecía a la casta de los teñidores (musulmán y con casta parece que no era una contradicción para este joven rajasthaní). El teñido de nudos consiste en coseer cientos de circulitos de hilo en la ropa de algodón antes de teñirla normalmente con dos colores. Una vez secas las piezas se rompen los hilos que forman pequeños circulos blancos en medio de los intensos colores del tinte. Con estas telas se hacen saris, turbantes, dupattas y muchas otras prendas. Cada pieza puede conllevar horas, pero por todo el proceso de elabroación de una tela solo se sacan entre 40 y 50 rupias. El suelo de la calle encharcado de fúcsia anunciaba a los teñidores que rompieron con su rutina para rezarle a Allah bajo el sol implacable de Rajasthán.

Anuncios