El viaje del elefante

Prometía. Lo digo en pasado porque dejó de prometer a medida que avanzaban las páginas y pasó a establecer el lento avance de un elefante por la península Ibérica, a paso de tortuga. El rey de Portugal decide regalar un elefante Salomón al archiduque de Austria que se encuentra en Valladolid. Todo serán problemas para trasladar al animal en la España del siglo XVI.

Lo que sucedió tal vez es que las expectativas mataron al relato. A veces nos gusta lo que nos sorprende, otras necesitamos que se cumpla lo que esperamos para satisfacernos. El inevitable choque cultural parecía anunciar situaciones absurdas y bastante humor inteligente. Pero si bien las situaciones absurdas ocurrieron, se echó de menos el degoteo de endorfinas que provoca la sonrisa hacia dentro.

A lo mejor con mi crítica a alguien le acaba pareciendo estupendo. ¡Ojalá!

El viaje del elefante, José Saramago. Alfaguara.

Anuncios

Un pensamiento en “El viaje del elefante

Los comentarios están cerrados.