Volver

A veces las geografías están cargadas de recuerdos. Un columpio donde te rompieron un diente, aquella playa donde sucedió el primer beso, un edificio que marcó durante años tu camino a la universidad. Espacios que sin quererlo entran en tu historia y cobran significados que guardamos como un tesoro y apenas compartimos.

Con el mundo como está, la dispersión de lugares simbólicamente cargados se distribuye de tal modo, que un día te encuentras trabajando en el sur de la India, cuando de repente aquella playa de la foto, recuerdos de unos amigos corriendo por la orilla y salpicándose, unos tejanos empapados y el frío de aquel viejo autobús donde el aire acondicionado creía en el dualismo ON/OFF.

Historias de un pasado que por más cercano no es menos evocador. Tiempos que no volverán. Arenas que bajo el cielo apesadumbrado de una tarde de febrero simplemente invitan a echar de menos.

2 comentarios sobre “Volver

  1. Qué maco…! No fa tant i, malgrat tot, ho sento molt lluny… Erem nosaltres i ho sento com si haguessin estat uns atres… La nostàlgia tb em marejaria si jo estigués allà. Hi tornarem algun dia, els tres, i ens sorprendem de tot el que hem canviat (i del que segueix latent). T’estimo!

Los comentarios están cerrados.